La importancia de la tecnología ADAS en el futuro del autotransporte

La mayoría de los vehículos que se manufacturan hoy en día incluyen al menos un aditamento ADAS pero, en el futuro, los advanced driver assistance systems, podrían ayudarnos a automatizar miles de tareas, así como a mejorar la seguridad en los caminos.



Imagina que vas por la carretera, es tu séptima hora de viaje contínuo, y comienzas a cabecear. En ese momento, un sensor integrado a tu vehículo comienza a sonar, motivándote a seguir despierto. Minutos después llega una llamada de tu supervisor, preguntando si estás bien y señalándote a la estación de descanso más cercana. ¿Suena a ciencia ficción? Puede ser; sin embargo, sistemas como este se están volviendo cada vez más comunes.


ADAS significa sistema de asistencia avanzada al conductor por sus siglas en inglés; en resumen, son sistemas que vienen o que se adicionan a un vehículo para facilitarle ciertas tareas al conductor. Lo más probable es que ya te hayas encontrado con algún sistema de asistencia, sea cual sea tu experiencia como conductor: el más reconocible sería el de un vehículo con sensores de reversa, los cuales avisan, por medio de imagen o de sonido, qué tan cerca se encuentra el vehículo de una posible colisión.


Sin embargo, la tecnología de asistencia avanzada más común, la que podremos encontrar en casi todos los vehículos que se manufacturan hoy en día, es la del sistema de frenado de antibloqueo de ruedas (SAR). Este sistema, desarrollado en principio para la aviación pero perfeccionado para los vehículos terrestres por Mario Palazetti en 1971, se ha vuelto un estándar de la industria.


Hoy en día, sin embargo, el panorama se ha ampliado gracias al avance masivo de distintas tecnologías: cámaras, radares, lidares y bases de datos de mapas urbanos contribuyen al desarrollo de distintos componentes para avanzar los ADAS. Chris Urmson, jefe del desarrollo para la creación de un vehículo autónomo por parte de Google, lo resume de la mejor manera: estadísticamente, la parte menos confiable de un vehículo es su conductor. Por eso es que las tecnologías automovilísticas se han desarrollado en torno a este constante, y por ello es que considerarlas es básicamente una necesidad en términos de seguridad para cualquier empresa que se relacione con el transporte de bienes.


Los avances tecnológicos ADAS se catalogan en distintos niveles, del 0 al 4, determinados por la SAE, asociación de la que ya hemos hablado antes. Estos niveles dependen de qué tanto control se ejerce sobre el vehículo; es decir, un sistema como el de los sensores de reversa sería un nivel 0, ya que solo proporcionan ayuda auditiva o visual, pero no toman control por sobre las acciones del conductor. El sistema SAR de frenado corresponde a un nivel 1, ya que hay cierto control que se ejerce sobre el frenado para evitar deslices.

Un sistema 5, por otro lado, implicaría un vehículo absolutamente autónomo. Actualmente se encuentran en desarrollo las tecnologías necesarias para llevar al mercado vehículos integrados con ADAS nivel 4 y 5, pero puede que pasen algunos años más antes de que los lleguemos a ver en las autopistas del día a día.


¿Qué significa la tecnología ADAS para el autotransporte?


El ejemplo del inicio de este artículo está basado en un producto real: Care-Drive, una compañía enfocada en el desarrollo de tecnologías ADAS, ya ha lanzado el Driver Fatigue Monitor MR688, o Monitor de Fatiga del Conductor en español, el cual es capaz de identificar mediante análisis de la pupila, si el conductor del vehículo está cansado, lanzando una advertencia y poniéndose en contacto con el centro de control para informarles sobre el conductor fatigado.


Care-Drive ha desarrollado también otro producto mucho más comprehensivo, el DSM+ADAS MR800, un sistema capaz de lanzar advertencias sobre puntos ciegos del vehículo, distancia con vehículos delanteros, corrección si el vehículo comienza a salirse del carril, advertencias y correcciones sobre el exceso de velocidad; no solo esto, sino que los datos que el sistema recopila pueden conectarse a un sistema externo de telemetría, lo cuál ya hemos visto que nos puede ayudar a planificar el mantenimiento de nuestros vehículos.


Asignando a todo esto un ejemplo tangible, podemos voltear al desarrollo que Volvo ha hecho con sus sistemas de frenado de emergencia, los cuales incorporan tanto cámaras como radares para evitar colisiones que de otra forma podrían ser fatales. El futuro de Adas no solo proporciona a nuestros conductores un espacio de trabajo más seguro; es una tecnología que, en definitiva, tiene la capacidad para salvar incontables vidas.




#Nexoilcombustibles #TecnologíaADAS #Sistemasdeseguridad #Autotransporte #Combustibles #Hidrocarburos #Neumáticos #Cabina #Automatización

26 visualizaciones0 comentarios