Lo mejor para tu flota: el mantenimiento predictivo

A través de la recolección de datos, el mantenimiento proactivo o predictivo podría ayudar a evitar desgastes prematuros a lo largo de tu flota. Sin embargo, este tipo de mantenimiento aún no es tendencia en el país.

Cuando pensamos en darle mantenimiento a nuestro vehículo, usualmente nos encontramos en una de dos situaciones: estamos llegando al momento en el que alguno de los componentes de nuestro vehículo está por vencer, o alguno de los componentes ya falló y es necesario repararlo. Las especificaciones del fabricante nos dan una tabla muy útil sobre el kilometraje antes de cada revisión, y a punta de error o de gasto es que llevamos este tipo de mantenimiento.


Sin embargo, ¿qué si te dijéramos que existe otro camino a tomar, el cuál podría ayudarte a ahorrar en gastos de reparación? El mantenimiento preventivo se acciona solamente cuando el problema ha crecido y es necesario retirar a una unidad de circulación para evitar daños. Pero el mantenimiento proactivo consiste en atisbar estos problemas desde antes, a partir de un recopilado de información y de datos, llevando un control mucho más preciso de la flota.


Después de todo, si bien las recomendaciones del fabricante nos pueden dar un estimado sobre el estado de nuestro vehículo, toda flota será distinta: ¿en qué condiciones circula? ¿Qué materiales son los que transporta, y cómo afectan estos al propio vehículo? Estos factores individuales pueden alargar o acortar el tiempo que un vehículo necesita antes de su revisión, volviendo estas revisiones innecesarias o tardías, dependiendo el caso. De cualquier manera, se volverían revisiones y reparaciones en las que estaríamos gastando nuestro dinero innecesariamente, lo cual podría ser previsible con el mantenimiento predictivo.


Este tipo de mantenimiento se basa en gran parte en la telemetría. La telemetría permite recopilar datos en tiempo real con respecto a distintos indicadores dentro de los vehículos. A través del uso de la telemetría, el mantenimiento predictivo permite identificar cuándo y dónde ocurrirá una falla en el vehículo, otorgando a los propietarios y propietarias de flota el tiempo suficiente para evitar la falla de forma efectiva.


Esto puede evitar desperfectos como los que menciona Alianza Flotillera en su artículo, en el cuál se explica cómo ciertos propietarios llegan a utilizar refacciones de otros camiones de su misma flota para minimizar gastos. Esto, a la larga, puede derivar en graves problemas para la flota, al tener que retirar a más de una unidad de circulación.


A pesar de sus ventajas, el mantenimiento predictivo todavía no se vuelve tendencia en el país. Muchos propietarios lo ven como una inversión innecesaria y todavía prefieren recurrir al mantenimiento preventivo. Sin embargo, la contratación de un ingeniero o ingeniera que pueda darle mantenimiento a la flota entera a través de la recolección de datos parece ser un acierto para el futuro.


Este tipo de tecnología del saber, cabe recalcar, ha existido desde que la revolución industrial comenzó —darle el mantenimiento necesario a la maquinaria que hizo posible el automóvil en primer lugar siempre fue una tarea de suma importancia. Llegados ya los años ochenta y noventa del siglo pasado, evolucionó a la tecnología que conocemos hoy en día. Así, los avances tecnológicos nos permiten estar cada vez más cerca de un sistema automatizado en el que no sea necesario ya reparar vehículos, sino prevenir sus averías para mantenerlos en circulación el mayor tiempo y con el menor costo posible. No es ya ilusorio, incluso, soñar con un momento en el que la inteligencia artificial nos permita un control total y práctico de nuestros vehículos, con información precisa que nos permita saber cuándo y bajo qué condiciones fallará el motor, el aceite, los pistones o incluso el sistema eléctrico, a partir del análisis de uso de cada transportista individualmente.


Contando con el tiempo suficiente para planificar los cambios y reparaciones, el mantenimiento predictivo nos ayuda a disminuir el costo de estas intervenciones. Es un mantenimiento basado en la condición previa al fallo, es decir, que toma la información específica de un vehículo para generar un informe sobre posibles fallas. De esta forma, no es necesaria una revisión general del vehículo: al llegar al taller, los mecánicos, contando con la información del sistema, sabrán qué componentes del vehículo intervendrán específicamente, simplificando el proceso a la vez que este se vuelve más eficaz. Podrá no ser tendencia por el momento, pero algo es seguro: el mantenimiento preventivo es una inversión a futuro que no podemos perder de vista.



#TuFlota #Cuidado #Mantenimiento #Eficacia #Rendimiento #NexoilCombustibles #Futuro #Inversión

34 visualizaciones0 comentarios