¿Sabes por qué los camiones usan diésel? (Y algunas ventajas inesperadas de hacerlo)

La diferencia entre un motor diésel y uno de gasolina puede no ser evidente a primera vista: si bien utilizan dos tipos distintos de combustible, las disimilitudes en su funcionamiento no son tan evidentes. ¿Por qué asociamos ciertos motores –los de gasolina– con los vehículos ligeros en los que estamos acostumbrados a movernos día a día, y otro tipo de motor –el de diésel– con los vehículos que vemos en sitios de construcción o en la carretera, moviendo mercancías de un punto a otro?


Por mucho tiempo, los motores diésel eran más ruidosos y dejaban a los vehículos de los que formaban parte cubiertos de residuos del combustible. Si bien esto generó que muchas personas los llegaran a considerar como una alternativa poco conveniente a los motores de gasolina, los avances que se han hecho en el diseño de estos motores de uso rudo los han vuelto uno de los modelos más eficientes para convertir combustible en energía.


En muchos aspectos, los motores de gasolina y los de diésel son muy similares. Ambos son un tipo de motor de combustión interna y su diseño está enfocado en convertir la energía química presente en el combustible en energía mecánica, la cual, a través de los pistones, el cigüeñal y la transmisión, logra que las llantas del vehículo se muevan.

Ambos motores convierten el combustible en energía por medio de su combustión, pero la forma en que ocurre esta combustión es la principal diferencia entre estos dos tipos de motores. En un motor de gasolina, el combustible se mezcla con el aire antes de ser comprimido por los pistones y detonado por la bujía.

En un motor diésel, sin embargo, el aire se comprime primero y luego se inyecta el combustible. En este momento, el diésel se detona debido al calor del aire comprimido en el cilindro del pistón. Gracias a este sistema, un motor diésel funciona con mayor compresión que un motor de gasolina, lo que genera un número de ventajas en términos más generales.


¿Por qué los vehículos más pesados utilizan diesel?


Al requerir una mayor compresión para su funcionamiento, los motores diésel cuentan con un cigüeñal más largo que el de los motores de gasolina. El cigüeñal es el artefacto mediante el cual el movimiento del pistón se convierte en movimiento de neumáticos. En un motor que funciona con diésel, el cigüeñal genera un mayor torque, y esto permite mover cargas más pesadas, incluso a RPMs más bajos. Cuando nuestro vehículo pesa varias toneladas y está pensado para mover y transportar otras tantas, un motor de diésel se vuelve la opción más inteligente para llevar a cabo la tarea.


Por otro lado, un motor de diesel está elaborado de forma mucho más duradera que uno de gasolina. Esto es importante, ya que uno de los avances más importantes para los motores de diésel son los turbocargadores o turbocompresores. Estos utilizan una turbina para inyectar aún más aire al cilindro del pistón, lo que genera una mayor fuerza al momento de la detonación. Muchos motores de gasolina no pueden soportar un turbocargador y se rompen fácilmente al acoplar uno. Los motores de diesel, sin embargo, mejoran su rendimiento gracias a este aditamento.


Otro factor importante es la eficiencia energética. Puede ser difícil de creer, pero la mayor parte de la energía producida por cualquier combustible no se traduce en potencia, es decir, en movimiento del vehículo. Con la gasolina, por ejemplo, solo se aprovecha el 30% de la energía disponible en el combustible. El resto de la energía se transforma en calor, razón por la cual es indispensable un sistema de enfriamiento al momento de utilizar estos motores. Si bien los motores de diésel también cuentan con sus propios sistemas de enfriamiento, estos aprovechan la energía en casi un 45% o incluso un 50% si estamos hablando de un motor turbocargado.


No solo significa esto que nuestro motor está aprovechando de forma mucho más eficiente su combustible, sino que también lo está haciendo a menor temperatura. Gracias a esto, la vida útil del motor se extiende (un motor de diésel podría durar fácilmente el doble que lo de uno de gasolina) a la vez que el periodo de utilidad de los lubricantes y anticongelantes en el motor hace lo mismo.


Un último factor importante y decisivo, no solo en la utilización del diésel para mover vehículos de carga, sino también en términos de medio ambiente, es el impacto que el diésel tiene en el medio ambiente en comparación con la gasolina. En primer lugar, el diésel es un combustible mucho menos refinado que la gasolina, lo que significa que su proceso de producción es mucho más amable con el medio ambiente. En otras palabras, en el momento en el que compramos diésel, este ya ha contaminado menos de lo que lo ha hecho la gasolina.


Los avances tecnológicos que se han hecho en torno al motor de diésel lo permiten ser una de las alternativas más eficientes para la transportación. No solo aprovecha mejor el combustible disponible y tiene capacidad de turbocargar su sistema, sino que también acepta combustibles alternativos, como el biodiésel, con pocas o ninguna modificación necesaria.

En Nexoil nos importa cuidarte a ti y a tu empresa. Entender cómo funcionan los componentes con los que nos relacionamos nos ayuda a poder darles un mejor mantenimiento y tener expectativas más reales de ellos. Un motor de diésel no es poca cosa, y conocerlo es una parte fundamental de cualquier empresa que se dedique al autotransporte.



417 visualizaciones0 comentarios