¿Cómo puedo cuidar de mi motor de diesel? 5 tips para llevarlo a cabo

No es poca cosa: el motor de tu vehículo de diesel está diseñado para rendir de formas que un motor de gasolina no puede hacerlo. Trabajo pesado, distancias descomunales, todo esto es lo que te ofrece tu motor. Pero, a cambio, hay que darle amor cada tanto, procurando así la longevidad de su vida útil.


Aparte, hay grandes ventajas de tener un motor de diesel: el mantenimiento es más barato que el de un motor de gasolina, el rendimiento de combustible es mejor e incluso las emisiones son menores. ¿Cómo no amar a nuestro motor? Por eso, hoy te dejamos cinco tips para asegurarte que ese motor esté recibiendo el cariño que necesita.


1. Limpia tu motor

Puede que estemos acostumbrados a llevar nuestro vehículo a algún taller y dejar que ahí se encarguen del trabajo sucio. Sin embargo, limpiar un motor no es tan complicado como podrías pensar. Y hay buenas razones para hacerlo: ya que la vida útil de un motor de diesel es considerablemente más larga que la de un motor de gasolina, realizar limpiezas constantes al motor generará beneficios a la larga. Aprender a limpiar tu propio motor no solo te familiarizará con tu vehículo, sino que te ahorrará varios viajes al taller.


Además, siendo honestes, un motor de diesel casi siempre estará al frente de trabajos mucho más duros; trayectos largos y obras llenas de polvo, las cuales le pondrán presión extra a tu motor. Cuando tu motor se cubre de polvo, las piezas de este pueden comenzar a degradarse y el rendimiento de combustible puede verse afectado también.


Asegurate de que tu motor se haya enfriado antes de comenzar a limpiarlo y revisa el manual de usuario de tu motor para comprobar si hay partes que no sean a prueba de agua. De igual forma, un desengrasante especializado volverá mucho más simple esta tarea.


2. Revisar los filtros de combustible

A diferencia de un motor de gasolina, que tienen un solo filtro de combustible, los motores de diesel tienen dos filtros: uno entre el tanque y el motor, y otro entre la bomba de transferencia y el sistema de inyección. Esto se debe a que el diesel es un hidrocarburo menos refinado que la gasolina, lo que significa que un doble filtrado mejora el rendimiento del motor. Sin embargo, también significa que hay dos filtros de los cuales estar al pendiente. En el diesel, específicamente, se pueden concentrar partículas de agua que dañen tu motor


Una carga mal filtrada de diesel puede ocasionarle a tu motor daños graves e irreparables.


Los filtros de gasolina se deben cambiar aproximadamente cada 15,000 a 25,000 kilómetros, pero lo mejor siempre es consultar el manual de usuario para saber los específicos que atañen a tu motor. Ten en cuenta que lo más recomendable siempre es cambiar ambos filtros al mismo tiempo para maximizar la eficacia y duración.


4. Mantenimiento especial en temperaturas bajasrlo

Sabemos que al emprender un largo viaje el motor se calentará más de lo usual, y por eso es importante darle un respiro a tu turbocompresor. El turbocompresor es una parte importante y cara de tu motor, y dejar que este descanse después de cada viaje te ayudará a mantenerlo en un buen estado. Para esto, lo recomendable es poner tu motor en neutral al finalizar un trayecto. Puedes hacerlo por unos veinte segundos antes de apagarlo; si fuera un viaje más largo de lo usual, puedes dejarlo enfriando unos dos minutos. Esto depende, claro, de la distancia que hayas recorrido.


Para saber si el turbocargador necesita ser reemplazado, lo mejor es fijarse en el color del humo que sale por el escape. Si el humo tiene un tinte azulado, lo mejor será cambiar el turbocompresor cuanto antes.


4.Mantenimiento especial en temperaturas bajas

Si bien todos los tips mencionados son de suma importancia, hay que duplicar el cuidado al conducir en temperaturas bajas. Si sabes que tendrás que pasar un tiempo en un lugar donde el invierno es más frío, como suele ser el caso en las sierras del norte o incluso al cruzar la frontera, hay que darle mantenimiento al motor, reemplazar los filtros, e intentar tener el tanque lo más lleno posible en cada oportunidad. De esta forma, si hay cualquier componente que necesite mantenimiento, lo sabrás antes de tener que enfrentarte a nevadas o a climas adversos que dificulten el chequeo de tu vehículo.



Más allá de estos consejos, recuerda que el manual de propietario de tu vehículo contiene la información relacionada específicamente al modelo de tu motor. Seguir estas instrucciones te permitirá otorgarle una vida más larga a tu vehículo, para que este te acompañe en las tareas necesarias y para que le saques todo el provecho a tu motor de diesel.


#TuMotor #Nexoil #Diesel #Combustibles #Hidrocarburos #Cuidado #Tips #ConsejosNexoil

11 visualizaciones0 comentarios