5 consejos para que tu camión pueda rendir más

Tener un camión —ya sea por inversión propia o por utilidad de la empresa para la que trabajas— es una decisión de vida gigantesca. Pero este no solo representa un sinfín de oportunidades laborales, un nuevo espacio de trabajo e incluso un nuevo espacio de descanso; como diría nuestro superhéroe arácnido favorito, con gran poder viene gran responsabilidad.


Y es que operar un vehículo pesado tiene amplias diferencias a nuestro coche del día a día (podrá parecer una obviedad, pero lo cierto es que son las obviedades las que casi siempre pasamos por alto). Tanto en temas de transmisión como en temas de combustible y de cuidados, las responsabilidades que vienen de la mano de un vehículo pesado no solo son más vastas, sino también más costosas.


Estacionarse y echarse de reversa no son los únicos retos que representan este tipo de vehículos. La forma en que lo usamos y, en general, la forma en que cuidamos de nuestro camión, se volverán factores decisivos que determinen el grueso de su vida útil (así como la inversión extra que representará para nuestro bolsillo al momento de tener que hacer arreglos). Abróchate el cinturón, que te traemos cinco consejos fundamentales para sacarle el mayor provecho a tu vehículo.


1. Pon atención al sistema eléctrico

Si bien el arranque de la mayoría de los camiones no depende de una bujía eléctrica como en los coches, el sistema eléctrico del mismo es uno de sus componentes más importantes, ya que tenemos, por un lado, las múltiples consolas que se pueden hallar en la cabina, así como las luces, el aire acondicionado e incluso los sistemas a los que se conectará nuestro camión cuando nuestra carga así lo precise.

Por ello hay que estar conscientes de un par de cosas: idealmente, deberíamos checar la batería cada día antes de iniciar nuestro recorrido, y cada tres meses hay que rotarla y limpiarla, ya que estas pueden acumular bastante polvo, ese tremendo acompañante de viaje.

A su vez, existen dispositivos que nos pueden ayudar a realizar un diagnóstico más general y completo del sistema eléctrico. Dispositivos como el Midtronics nos ayudan a revisar el estado de elementos que tienen que ver con la carga, el arranque, la temperatura y la corriente, entre otros, por lo que son una opción necesaria para mantener nuestro vehículo en las mejores condiciones.



2. Aprende sobre mantenimiento predictivo

Como ya hemos mencionado, el mantenimiento predictivo puede hacer la diferencia entre un vehículo dado de baja por una semana y un vehículo fuera de circulación por meses. En resumen, se trata de implementar sistemas de telemetría para poder dar servicio al vehículo antes de que este lo necesite. Puede sonar como una inversión innecesaria, pero este tipo de mantenimiento ya es tendencia en países como Estados Unidos, así como en la Unión Europea. Además, al saber que tu vehículo recibirá mantenimiento antes de que lo necesite, será más fácil planear nuestras actividades por adelantado, así como darnos el tiempo y el lujo de buscar, cotizar y evaluar el sitio en el que daremos servicio a nuestro camión.


3. Escucha a tu vehículo (¡y utiliza el resto de tus sentidos!)

Nuestro vehículo será el primero en informarnos si algo no anda marchando bien, aunque estas señales pueden ser sutiles en un principio. Reconocerlas y saber cómo reaccionar nos ayudará a atajar estos problemas antes de que se vuelvan más graves y dañinos para el comportamiento general de nuestro camión. Un olor a quemado, por ejemplo, puede ser un indicador de sobrecalentamiento, lo que usualmente significa que tenemos alguna fuga y que estamos perdiendo líquido de transmisión. Por otro lado, ciertos temblores en el camión también pueden indicar un problema con este componente. Hablando de transmisiones…


4. Nunca descuides tu transmisión

La transmisión de nuestro vehículo es un elemento sumamente resistente, pero esto no quita que su mantenimiento debe ser constante. El consejo más imprescindible es siempre intentar que los cambios de velocidades sean tan suaves como sea posible, ya que en este punto es donde ocurre el mayor desgaste. De igual manera, revisar el líquido de la transmisión frecuentemente y estar conscientes de cuándo debemos cambiarlo o rellenarlo nos asegurará una transmisión saludable y que no nos dará problemas al momento de conducir.


5. Utilizar combustible de alta calidad

Cuando de mantenimiento de vehículos se trata, la gasolina puede hacer toda la diferencia del mundo. Utilizar un combustible de alta calidad no solo significa sacarle más kilómetros a nuestros litros: también significa que nuestro vehículo estará detonando sus pistones en el momento adecuado, lo que mantendrá al motor saludable. Ciertos combustibles de baja calidad, con un menor número de octanos o simplemente combustibles incompatibles con nuestro vehículo pueden ocasionar que los pistones del motor no completen su ciclo antes de volver a empezar, lo que puede provocar averías que van desde las simples hasta las muy graves.


Deja que nosotros nos encarguemos de eso. En Nexoil solo contamos con combustible de importación que cumple con los más altos estándares de calidad, lo que significa que tendrás mayor rendimiento por Km, así como ahorros importantes gracias a la trazabilidad. Despreocúpate de eso y enfoca tus esfuerzos en hacer crecer tu negocio. En Nexoil, te apoyamos para que llegues más lejos.




20 visualizaciones0 comentarios